Contact Us

Use the form on the right to contact us.

You can edit the text in this area, and change where the contact form on the right submits to, by entering edit mode using the modes on the bottom right. 

Antonio Beruti
Palermo, CABA,

+54 9 (11) 6190-2394

 

Bienvenidos al Espacio Exhalar & Reikitime Internacional. Un espacio de calma, armonía y relajación en el corazón de la ciudad.
Estamos ubicados en la CABA, Palermo, Antonio Beruti -Entre Scalabrini Ortíz y Aráoz

Diseñado para el estudio, la práctica, investigación y enseñanza profesional del método Reiki de Armonización Natural y otros Sistemas de desarrollo personal.

Entrenamiento en Reiki y otras artes de Armonización Energética, Certificaciones en todos los niveles de Reiki y en diversos estilos y escuelas.
Reiki Usui y Tibetano, Reiki Jin Kei Do, Karuna Reiki, Practica Superior, Humanamente Sagrados, Bio-Energia

La práctica de Reiki consiste en la canalización de Energía Universal o Esencia Vital para armonizar el cuerpo, la mente y el espíritu, coadyuvando a la formación de una persona equilibradamente sana. Su uso puede ser específico, para dolencias puntuales, o general para armonía de toda la estructura vital de los seres vivientes.

Efectos positivos de Reiki:

Ayuda a liberarse del estrés, depresión y ansiedad.
Trae el sosiego y la calma a nuestra vida, favoreciendo la claridad mental, mejorando la relación con los demás y el entorno.
Reiki agudiza nuestros sentidos y despierta cualidades invernantes, que todos poseemos, pero que tal vez nunca desarrollamos en su plenitud.
Reiki nos abre a la posibilidad de experimentar la compasión y el amor incondicional hacia nosotros mismos y los demás.

Blog

Ser felices es nuestra responsabilidad - Articulo de Matías Mahia

Matias Mahia


Ser felices es nuestra responsabilidad
Por Matías Mahia. www.reikitime.com

Generalmente hablando, nuestra sociedad ha creado una visión errónea de nuestra naturaleza, con un “sistema de educación” lleno de superficialidad basado en el miedo y la ignorancia de nuestro poder interior; creando individuos totalmente vulnerables a los venenos emocionales y carencias, que buscan la felicidad fuera de sí mismos. En otras palabras, las personas tienden a identificar la felicidad en forma superficial, muchas veces relacionándola con aspectos inalcanzables, dentro de su realidad; proyectando su felicidad en torno a un futuro -que no es su presente- con metas llenas de bienes materiales, situaciones “idealizadas” de vida, y otras tantas ilusiones de ese tipo. 

Desde un humilde y genuino punto de vista personal, considero que la felicidad es un estado mental. Un espacio intangible y totalmente interior; imposible de etiquetar, capturar o manipular.

La felicidad es el propósito de nuestra vida, es un derecho inherente a muestra existencia, es la maravillosa medicina para las enfermedades del ser humano.

La felicidad difiere de los placeres banales y los estímulos sensoriales logrados por las conquistas egoístas. De hecho, la felicidad es un estado interior que surge desde la aceptación sincera, amorosa y compasiva -sin prejuicios- de uno mismo, proyectada hacia el mundo exterior y el prójimo. Esto implica además, una actitud positiva hacia la realidad subjetiva que nos rodea, un constante trabajo de entrenamiento mental, nos puede ayudar a revelar mayor tendencia a vivir una vida “feliz”.

Muchos estudios a través de los años, han reflejado las tendencias hacia una vida llena de felicidad, se define en grandes medidas por nuestras propias “perspectivas mentales”. Es importante cultivar valores positivos, crear una visión de satisfacción interior con uno mismo, trabajar nuestra percepción de los hechos cotidianos para alcanzar un discernimiento sano y  simplemente tomar la decisión de “vivir feliz”.

Quiero que en los próximos días, tomemos acción y asumamos responsabilidad en torno a alcanzar ese estado de felicidad. Dicho estado no es permanente –nada lo es en este mundo- pero tengo la certeza que sí, puede extenderse y reflejarse en distintas áreas de nuestras vidas con mayor frecuencia, siempre y cuando trabajemos en cultivar la felicidad como un estado interior.

Aquí dejo algunos hábitos –costumbres y rituales- , que al poner en práctica, cambiarán la calidad de nuestros días:

  • Contempla aquello que nos rodea mientras caminamos.
     
  • Atender aquello que está fluyendo a través de nosotros. Propongo que practiquemos, ésto mismo, mientras conversamos con otros. Expándelo hacia las personas a nuestro alrededor; inclúyelos en nuestro campo de energía.
     
  • Actuar como un canal de positivismo para otros. Permanecer con el corazón abierto, escuchados sin juicios y siendo sensibles a no dar una respuesta a todos sus problemas -simplemente creemos un espacio de compañía silenciosa -sentir como cambian las sensaciones de nuestro cuerpo mientras estamos con ellos y percibir la transformación de su energía.
     
  • Cuanto más nos brindamos a otras personas -en forma consciente y equilibradamente sana- más auténticos seremos; incrementando nuestro poder positivo. -Nuestro magnetismo será incrementado, y nuestro esfuerzos para llegar a vivir pleno y feliz, se verán acelerados.
     
  • Intentemos proyectar amor y salud en general; especialmente a aquellos seres que impactan negativamente nuestras vida -con o sin consciencia-. Esto último es muy importante; aquí aplica la ley de causa y efecto, la que bien utilizada, nos pondrá en un espacio de plenitud, lleno de vitalidad, protección y fuerza personal, conectado con el universo neutral y positivo que nos rodea.
     
  • En situaciones de tensión o experiencias negativas, tomemos un instante para contemplar nuestra energía personal y percibir como nuestro ego crea trampas de proyección. - como culpa y miedo- Aceptémoslas e intentemos encontrar la forma de generar un punto de vista productivo y saludable a la situación.
     
  • Procuremos no reaccionar energéticamente ante los ataques mentales y emocionales –Intentemos permanecer neutros, desapegados.
     
  • Recomiendo tomar actitud de flexibilidad energética ante los momentos de tensión, agresión -verbal y psíquica - perdonar, ser compasivo, proyectar amor- Esta actitud nos mantendrá apartados de los juicios y cargas emocionales.
     
  • Evitar entretenimientos negativos. -como actividades violentas, chismes, celos y comentarios descalificados-.

Garantizo que al integrar estos hábitos a nuestra vida cotidiana, la percepción de la realidad cambiará paulatinamente, creando un impacto positivo en nuestras vidas.

Espero que con paciencia, compasión y esfuerzo, la felicidad deje de ser un deseo inalcanzable, y pase a ser un estilo de vida. Deseo además, que éste articulo, pueda llegar a ustedes a hora buena, e inspire a los lectores, más allá de la situación en que se encuentren actualmente.

Matías Mahia